He defendido el ideal de una sociedad democrática y libre, en la que todas las personas vivan juntas en armonia e igualdad de oportunidades. Es un ideal que espero vivir lo suficiente para ver realizado. Pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir.

NELSON MANDELA

ANECDOTARIO

El Secretario de un juzgado de violencia contra la mujer, en la intimidad, nos comentó que hoy por hoy es muy dificil "librarse" de las denuncias aun pudiendo ser falsas, debido a la gran presión de la prensa sobre los jueces.

lunes, 12 de mayo de 2008

LA NECESIDAD DEL CAMBIO EN LA LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

CARTA ENVIADA A LOS MEDIOS EN FECHA 16.05.2008, COMO PORTAVOZ DE ACAPASE (Asociación Catalana de Padres Separados), ASACCO (Asoc. Cat. de abuel@s por la custodia compartida) y AHIPASE (Asoc. hijos padres separados)

Como colectivo de padres, madres, tíos, abuelos, segundas esposas, o simples ciudadanos con conciencia social, somos conscientes de la imperante necesidad del cambio de la ley orgánica 1/2004.

Tal y como la misma Sra. Vicepresidenta del Gobierno Central apunta en recientes declaraciones, la Ley no está siendo efectiva. Las mujeres siguen muriendo a manos de sus verdugos, y no parece que ningún hombre que pretenda asesinar o dar una paliza a una mujer se plantee si la ley lo castigará con más o menos indulgencia antes de cometer la atrocidad.

Pero nosotros vamos más allá. La misma ley que pretende proteger la integridad física de la mujer como colectivo, permite a éste colectivo abusar del otro, el masculino, por gozar éstas primeras de una presunción de veracidad en sus declaraciones jamás vista ni vivida hasta el momento. El principio de igualdad, el de libertad y el de presunción de inocencia están siendo sistemáticamente vulnerados a miles y miles de hombres cada día. Es a nuestro entender una discriminación legislada que atenta en este caso contra la vida de un colectivo, el masculino.

Así es que, pretendiendo proteger a las mujeres (sin éxito) exponemos a los hombres dejándolos a su suerte y desprotegidos (con rotundo éxito). Mientras tanto, las víctimas femeninas crecen y crecen y las masculinas también. Por que, acogiéndonos a las estadísticas de personas asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas, hasta el año 2004, momento en que se dejaron de registrar las víctimas masculinas, resulta que la violencia no tiene género. En la actualidad las víctimas masculinas son hombres asesinados, maltratados, y detenidos injustamente a manos de sus ex parejas, sus mentiras y la veracidad que desde el Ejecutivo se les otorga. Obviando las cifras y manipulando las estadísticas, lo único que conseguiremos es una sociedad más y más violenta por que mientras unos se sientan desprotegidos y otras gocen de impunidad absoluta, las injusticias seguirán sembrando el odio. Deberíamos de aprender de nuestro pasado más reciente. Si bien es cierto que, hasta hace relativamente poco tiempo la mujer ha sido discriminada a muchos niveles, hoy en día, la realidad de las mujeres es bien distinta. Tenemos oportunidades laborales, educativas, sociales, etc prácticamente iguales a las de los hombres. Y decimos prácticamente por que también hay terrenos en los que son ellos quienes tienen el acceso vedado... y es por que simplemente la igualdad debe de ser ante la ley, pero fisiológicamente y físicamente no somos iguales, por lo que hay tareas, trabajos etc que lógicamente están preferiblemente cubiertos por mujeres antes que por varones, y en otros casos al revés.

Solicitamos que se revise efectivamente la ley contra la violencia. Pero que la revisión sea contra la violencia Integral. Sin género. Sin distinción. Haciendo gala de una justa aplicación del artículo 14 de nuestra Constitución. Igualdad, presunción de inocencia, derechos y obligaciones idénticos, no discriminación, etc deben de estar patentes en dicha ley.

Hay que perseguir la violencia. Las mujeres no debemos de tener más derechos ni más obligaciones que los hombres. Debemos de velar por la igualdad real. Nadie debe de poder dar una paliza a nadie e irse de rositas. Nadie tiene derecho a asesinar a nadie e irse de rositas. Nadie puede manipular, vejar, maltratar, ningunear, insultar, menospreciar, etc a un semejante e irse de rositas. Y en el ámbito familiar dichos actos son, si cabe, más despreciables y por tanto la Ley debe de asegurar el respeto entre personas, entre iguales.

Estamos convencidos que éste Ejecutivo que tan preocupado y concienciado está por la Igualdad y la Paridad, sabrá modificar una ley que necesita ser modificada urgentemente, en aras de asegurar la Igualdad que tanto promulgan. Igualdad de protección, de ayudas, de asesoramiento, de opciones frente a la ley... Este Gobierno debe de velar por la seguridad de todos los ciudadanos del Estado Español idénticamente. No se olviden de un colectivo que aun siendo del sexo masculino no es el “fuerte”. No todos los hombres son potenciales asesinos, ni maltratadores como no todas las mujeres son víctimas indefensas, abnegadas madres y sufridoras en silencio.

Trabajemos juntos por una Ley justa y sobretodo que sea efectiva. Implacable diríamos nosotros, en aras de velar por la seguridad de los ciudadanos españoles por igual.